martes, 7 de octubre de 2014

Mi cumpleaños...




Queridos amigos:

Este mes cumpliré un montón de años y los celebro con la enorme alegría que me dieron hace unos días en la Editorial Amanuta, donde me contaron que ya se agotó el libro "Yacay rumbo a las Llanuras Kaibas" y tuvieron que mandarlo a reimpresión. ¡Qué emocionante! Así que les pido paciencia si estos días lo buscan y no lo encuentran en las librerías, porque pronto saldrán de la imprenta las copias nuevas.

Por mientras, agradezco a todos los que lo han leído y me han mandado comentarios o cartas y aprovecho de contestarles las preguntas más frecuentes. Aunque siempre les respondo personalmente sus correos, pienso que tal vez otros que no me han escrito pueden tener las mismas dudas:

¿Cómo se te ocurrió Yacay?
Siempre he querido poder volar, creo que a los humanos nos faltó esa capacidad. Por eso quise imaginar cómo podrían ser las personas capaces de volar e inventé los volocordos. Luego pensé quiénes podrían ser sus enemigos, y me pregunté: "¿quién caza a los que vuelan?" Así se me ocurrió que, si había hombres-pájaro, tendría que haber hombres-gato. Se imaginarán, entonces, qué me vino a la mente cuando quise crear enemigos para los hombres-gato... por supuesto, hombres-perro. ¡Muy sencillo! Y ahora ustedes... ¿qué criaturas querrían inventar? ¡Los invito a crear sus propios mundos!

¿Por qué le pusiste ese nombre?
Me encantan los palíndromos, las palabras que se leen igual de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Jugando con los sonidos, llegué a Yacay, que me gusta mucho. ¿Conocen otros palíndromos? Por ejemplo: "oso". También hay frases completas, como "ANITA LAVA LA TINA" y "DÁBALE ARROZ A LA ZORRA EL ABAD".

¿Cuánto te demoras en escribir un libro?
Siempre me preguntan esto y, la verdad, es imposible de responder con certeza. Depende mucho de cada libro. Hay cuentos cortos que he escrito en una tarde y otros más largos que me han llevado varios años. Lo cierto es que el primer impulso de la imaginación es rápido, pero después hay que corregir y corregir, arreglar, ajustar... Para que quede bien escrito y los lectores entiendan justo lo que pasó por mi loca cabeza.

Una parte importante de terminar un libro, al menos para mí, es que otros lo lean y me cuenten qué les pareció. Tal vez no entendieron bien lo que quise decir o no era tan entretenido como yo pensaba, así le hago algunos ajustes y sólo entonces lo doy por terminado.

Hay veces que quedo en la mitad de una idea y no sé cómo seguir, así que lo guardo para el futuro. Me ha sucedido que cinco o diez años después recién se me ha ocurrido cómo terminar alguna historia pendiente o un poema antiguo.

¿Cuándo saldrá el tercer tomo de Yacay?
Hace mucho tiempo que está escrito entero, pero todavía no sabemos cuándo estará terminado, pues falta casi todo lo demás del proceso para publicarlo. ¡Prometo avisar apenas esté listo!

¿Qué hay que hacer además de escribir, para publicar un libro?

Dentro de la creación de un libro hay varias tareas que hacer, como ilustrarlo (hacer los dibujos), corregirlo (que lo lean varias personas y den sus opiniones, además de arreglar errores que pueda tener), diagramarlo (un diseñador ordena en su computador los textos y los dibujos, pone la portada, los números de página y todas las cosas del libro de manera que quede ordenado y agradable a la vista: es como el estilista del libro) y también imprimirlo (mandarlo a unas máquinas que ponen la tinta en el papel y luego pegan las hojas y la portada para que se convierta en libro).

Entre todas estas actividades, también hay papeleos legales, como registrar el nombre del libro y el autor, para que quede establecido por ley a quién se le ocurrió la idea y no vengan otros después a decir "yo lo inventé primero". También se debe mandar una copia a la Biblioteca Nacional, donde se guardan ejemplares de todos los libros publicados en Chile. En la mayoría de los casos, todas estas tareas las hace una organización que se llama "editorial". La editorial que publica Yacay es Amanuta.

Éstas son algunas de las preguntas más frecuentes en sus correos electrónicos y también cuando visito los colegios. Si tienen otras, o quieren contarme qué les han parecido mis libros, no duden en escribirme, me encanta recibir sus cartas, tanto con críticas positivas como negativas, ¡todo sirve! También me gusta que me manden sus dibujos, así que, si quieren hacerme un regalito de cumpleaños este mes, escríbanme un e-mail: luzdelvalle@gmail.com

Un abrazo grande para todos,
Luz María.